¿Qué se cocina a fuego lento en Japón?

Gráfica 1. Elaboración propia. Datos Bloomberg

 

¡Hola y Bienvenidos!

 

Contrario a lo que el título podría hacer pensar, hoy no voy a hablar de comida japonesa, la cual personalmente me encanta, sino de un hecho que ha pasado desapercibido en medio de la expectativa de la reunión del BCE esta semana (la cual no decidió nada muy significativo). Y es que creo que hay algo que se está cocinando a fuego lento en ese país que vale la pena mencionar ya que podría cambiar completamente las perspectivas del mercado en la región, la pérdida de popularidad del primer ministro Shinzo Abe.

 

Abenomics en tres flechas

En medio del ambiente de nerviosismo por el efecto de las pruebas nucleares de Corea del Norte, el escenario político de Japón tradicionalmente dominado por Shinzo Abe desde 2012, podría modificarse, y de darse esto se daría un cambio en el enfoque económico del país nipón al replantearse su programa económico Abenomics. Recordando un poco, Abenomics se basa en tres puntos principales o "flechas":

  1. Importante Estímulo Monetario: Inyectar dinero al mercado
  2. Fuerte Política Fiscal: Aumento de gasto público para impulsar el crecimiento
  3. Políticas para atraer la inversión privada: Reducción de impuestos corporativos y atracción a las mujeres al mercado laboral entre otros.

¿Pero 5 años después que ha pasado con este plan? La gráfica 1 muestra la tasa de crecimiento anual del PIB real de los últimos 5 años, cuando ha estado en vigencia los Abenomics y la verdad los resultados dejan mucho que desear a pesar del compromiso del gobierno y el banco central que en cabeza de Huriko Kuroda, llevó su tasa de interés hasta terreno negativo en un experimento de política monetaria sin resultados claros.

Si vemos la gráfica es claro que a partir de junio 2015 se ha logrado estabilizar la tasa de crecimiento frente a los años anteriores, pero a un nivel por debajo del 2%, mostrando una falta de dinamismo importante. Esta falta de dinamismo proviene principalmente de la demanda doméstica, la cual se mueve en sincronía con la de los hogares, como se puede ver en las líneas verde y punteadas.

Y este ha sido el principal dolor de cabeza de Abe, ya que no ha podido dinamizar el consumo de los hogares, a pesar de los esfuerzos realizados, solo en este año se ha visto un aumento positivo de los indicadores de demanda, pero el crecimiento se mantiene en la barrera del 2%. En la gráfica 2 está otra relación clave para seguir la dinámica del consumo y son los precios, la lógica dicta que ante aumento en la demanda de los hogares y frente a niveles de producción relativamente constantes los precios tenderán a subir, lo que hará que las empresas produzcan más para vender más caro y le den un mayor nivel de dinamismo a la economía. Si se observa el mismo periodo de estabilidad de la gráfica 1, desde junio de 2015, el comportamiento entre los precios y la demanda parece normalizarse y mostrar la correlación positiva de la que hablaba.

Sin embargo, estos cambios han sido muy lentos y no tan impresionantes teniendo en cuenta las medidas que las Abenomics han obligado al gobierno japonés a tomar, esto por supuesto ha tenido un impacto en la imagen del primer ministro Abe cuyo rating de aprobación más reciente fue de 29.9% es el más bajo desde que se posesionó en 2012. A raíz de esto, existen varios hechos a tener en cuenta para el 2018 en el escenario político japonés, el primero es la terminación del mandato de Kuroda en el Banco de Japón, quien ha sido un luchador e importante aliado económico de Abe, lo que podría afectar aún más la continuidad de las Abenomics y esto se encuentra acompañado de las elecciones generales del país en diciembre de 2018.

 

¿Cómo funcionan las elecciones en Japón?

Las elecciones generales en Japón se llevan a cabo en 289 circunscripciones para elegir a 465 miembros de la Cámara de Representantes, la cual es la cámara baja y ya que el gabinete debe renunciar después de una elección general, estos comicios también implican el nombramiento de un nuevo gabinete y más importante aún del Primer ministro.

Estas elecciones cobran especial importancia ya que por primera vez desde que Abe fue elegido se perfila un candidato fuerte para competir, Seiji Maehara, antiguo ministro de relaciones internacionales quien ganó el liderazgo del partido Democrático de corte de centro-izquierda y cuyo partido había fallado en presentar un frente unido anteriormente.

Falta poco más de un año, pero esto se está cocinando a fuego lento y con los ojos puestos en las tensiones entre Norcorea y Estado Unidos, no podemos pasar por alto otro jugador importante para los mercados asiáticos, cuya visión política y económica podría dar un giro en diciembre de 2018.

 

¡Que tengan un gran resto de semana!

 

Gregorio Gandini

*Este post refleja la opinión de su autor y no debe tomarse como una recomendación de inversión

Noticias