El riesgo de lo improbable: Harvey en Houston

Fuente: http://kplr11.com/2017/09/02/harvey-aftermath-more-flooding-threatens-beaumont

 

¡Hola y bienvenidos!

La semana anterior empecé en una de mis clases a hablar sobre riesgo y como mitigarlo, sin embargo, por más que se mitiga nunca se puede remover del todo quedando lo que se llama el riesgo residual, un ejemplo muy claro de esto es el efecto que tuvo el huracán Harvey en el mercado del crudo y la gasolina en Houston.

Riesgo improbable

Iniciando por el principio, una definición de riesgo que siempre me ha gustado es que es una posibilidad de pérdida asociada a la incertidumbre, si bien implementando controles o medidas esta posibilidad se puede reducir nunca se va a eliminar. Por ejemplo, si un exportador espera un flujo en dólares en 3 meses, puede hacer un contrato forward en el que los venda a la tasa que el necesita, así este tipo de mecanismos permiten cubrir el riesgo cambiario. Sin embargo, existen hechos contra los cuales no importa que tanto análisis y proyecciones de las variables y simulaciones estadísticas del riesgo nos puedan preparar, uno de estos hechos se presentó en las semanas anteriores cuando el huracán Harvey, tocó tierra en Houston.

Harvey inició como una tormenta tropical que venía del atlántico y fue tomando fuerza a medida que se avanzaba por el caribe y México hasta que se convirtió en un huracán de clase 4 al momento de tocar tierra en Rockport, Texas, Estados Unidos. En términos de riesgo esto se denomina un evento extremo lo que quiere decir son eventos improbables, es decir, ocurren raramente, pero ocurren y si a esto le sumamos la llegada de Irma por la Florida, el hecho de tener dos huracanes de 4 y 5 con días de diferencia, es aún más extremo en el análisis con lo que se prueba que improbable no quiere decir imposible.

Harvey en Houston

Houston que se encontraba en su camino sufrió muchas inundaciones y al tocar tierra en Texas también tuvo un impacto importante en el mercado de los futuros de gasolina, ya que obligó a cerrar las refinerías en el estado, lo que afectó a su vez no solo la oferta sino las expectativas de los inversionistas al respecto, ya que estas refinerías suplen el consumo interno del país. En la gráfica 1 se muestra el comportamiento del futuro genérico de gasolina contra el precio del barril del WTI y en términos del producto refinado es claro el impacto, ya que presentó un aumento de 127.6% entre una semana, pasando de 116.41 dólares por galón a un máximo de 213.99, pero este nivel no se sostiene y se va corrigiendo una vez la percepción de riesgo va disminuyendo y la incertidumbre sobre el alcance de los daños del huracán se reduce.

Pero la gráfica también muestra como la misma causa, el huracán, tiene un efecto contrario en los precios del barril de la referencia de petróleo West Texas Intermediate (WTI) ya que con el cierre de las refinerías, la demanda por la referencia de petróleo local cae, lo que llevó el precio hasta 45.96 usd/barril, sin embargo, al igual que con los futuros de gasolina, este efecto se ha revertido y de nuevo ubica el barril en un precio promedio de 48 dólares.

En resumidas cuentas, los daños dejados por Harvey, todavía tomarán tiempo en repararse, pero los precios de los futuros de gasolina y petróleo parecen mostrar que el mercado al menos en la parte de las refinerías, da por sentado, que la oferta volverá a su curso, eso sí, si nada inesperado o improbable vuelva a suceder.

¡Que tengan un gran resto de semana!

Gregorio Gandini

*Este post refleja la opinión de su autor y no debe tomarse como una recomendación de inversión

Noticias