Xi Jinping: Economía y Gobierno en China

Gráfica 1. Elaboración propia. Datos Bloomberg

 

¡Hola y bienvenidos!

En varios de mis post he hablado sobre China, pero más orientado a los temas económicos del momento, sin embargo, su sistema de gobierno y económico pueden llegar a ser un poco confusos y a raíz del protagonismo que ha tomado su presidente Xi Jinping como el abanderado de la globalización, con el congreso del partido comunista de China esta semana y la publicación del dato de crecimiento me parece interesante dedicarle un tiempo a ver cómo funciona el país y qué papel juega Xi Jinping en él.

China: entre la planeación central y el mercado

Existen dos formas básicas en términos de cómo puede estar organizada una economía, la primera se conoce como economía de mercado y la segunda como economía de planeación central. A la primera pertenecen casi todos los países del mundo y se basa en la existencia de mercados para intercambiar tanto bienes, como servicios y factores de producción, con lo que los precios se establecen en general a través de la interacción de las fuerzas de oferta y demanda. Mientras por su parte en una economía de planeación central los mercados son sustituidos por el estado quien se encarga de planificar que se produce y como se distribuye, un ejemplo claro de esto fue la extinta Unión Soviética.

Gran parte del éxito de China, es que, a diferencia de la antigua URSS, logró evolucionar su modelo y crear una amalgama de los dos, que llaman una economía de mercado socialista, este sistema básicamente se basa en tener empresas de sectores claves (Como comunicaciones, financieras y básicas), que son controladas por el estado, pero que compiten entre ellas generando precios de mercado.

Este sistema económico chino no solo le ha ayudado al país a tener tasa de crecimiento de dos dígitos en especial durante las décadas de los 90's y el 2000 sino que le ha permitido reducir el enfriamiento de su economía manteniéndola en crecimientos superiores al 6.5% durante los últimos dos años y también sacar provecho de cambios políticos importantes como recibir de vuelta Hong Kong en el año 1997. Sin embargo, también es importante notar que cuenta con rigideces financieras importantes como tener una tasa de cambio fija y barreras a la hora de entradas de flujos de inversión extranjeros, lo que afecta que su integración a los mercados internacionales.

¿Cómo funciona el gobierno?

Ya habiendo hablado del sistema económico, es el turno de entender cómo funciona el gobierno y por qué el presidente Xi Jinping, es una figura pivotal dentro del mismo. El partido comunista ha sido la fuerza de gobierno del país desde 1949 y de él se desprende el Politburó, que controla a su vez las tres fuerzas claves de gobierno del país:

  • La comisión de asuntos militares, de la cual dependen las fuerzas armadas.
  • El congreso nacional del pueblo, del cual dependen las cortes  y fiscales
  • El consejo de estado, que se encarga del funcionamiento del estado, así como de la formulación y seguimiento del plan económico

Como puede verse el poder se encuentra concentrado en el Politburó un cuerpo de 24 miembros entre lo que se destaca el comité permanente de 9 miembros que actúa como una especie de consejos de ministros, siendo el máximo ente de poder de facto en el país. El congreso del partido comunista que dio inicio este miércoles 18 de octubre es el ámbito en el cual se nombraran muchos de los miembros de los diferentes entes de gobierno, en especial los del Politburó, para los próximos 5 años, por lo que este evento esta precedido y acompañado de un intenso juego político al interior del partido.

Al entender la estructura de gobierno es fácil entender por qué Xi Jinping ostenta un poder incuestionable al ser simultáneamente la cabeza de los tres principales estamentos, Secretario General del Partido Comunista de China, el presidente de la Comisión de asuntos militares y el presidente de la República. Pero no es solo esto lo que llama la atención sino su objetivo de convertir a China en un jugador cada vez más preponderante en la escena mundial, realizando jugadas estratégicas como convertirse en un abanderado de la globalización cuando Donald Trump promovía el proteccionismo en su campaña y manifestar en su discurso de inauguración del congreso del partido esta semana que quiere convertir a China en un líder mundial para el año 2050, creando una economía apoyada en un cada vez más robusto de empresas del estado y fuerte gasto en infraestructura.

Cuanto podrá Xi Jinping lograr de su ambicioso plan en medio de una serie de escándalos por corrupción y con una economía que tiene problemas para integrarse a mercados de capitales, está por verse, pero el impacto que tenga una política sostenida de mayor inversión en infraestructura sobre los mercados de commodities y las economías emergentes es algo que sin duda vale la pena mantener en el radar.

¡Que tengan un gran resto de semana!

No olviden seguirme en twitter @RogueEconomist1

Gregorio Gandini

*Este post refleja la opinión de su autor y no debe tomarse como una recomendación de inversión

Noticias