Reforma tributaria aprobada deja abierta puerta a nuevas reformas: BNP Paribas

Foto: Pixabay

Según un informe elaborado por José Carlos Faria, Director de Estudios Económicos y Luiz Eduardo Peixoto, economista de BNP Paribas para Latinoamérica, Colombia fijó un déficit presupuestario del 3,1% del Producto Interno Bruto (PIB) en 2018. El objetivo de déficit estructural (teniendo en cuenta el ciclo económico y las variaciones de los precios del petróleo) fue del 1,9% del PIB (igual al déficit de 2017).

El Gobierno apunta a reducir gradualmente el déficit fiscal a 1.0% del PIB para 2027, comenzando con un déficit de 2.4% del PIB en 2019.

Con la caída del proyecto de ley que buscaba extender el IVA a los alimentos, desaparecieron los riesgos inflacionarios, por ello, vemos poco probable una afectación e impacto en la política monetaria.
"Continuamos esperando que la inflación del IPC se ubique en la meta de 3.0% anual para 2018 y que la tasa de interés del Banco de la República se mantenga estable en el corto plazo, con un ciclo de normalización de 75 pb que probablemente comience solo en el segundo semestre de 2019".

"El Gobierno tendrá que recortar gastos y aprobar medidas adicionales para cumplir con el objetivo en 2019, pues luego de que el Congreso rechazara el proyecto de ley original de reforma tributaria solo se logrará ahorrar 0.7% del PIB".

La reforma tributaria aprobada deja abierta la puerta para el desarrollo de nuevas reformas. "Creemos que Colombia puede mejorar su calificación soberana con una o dos reformas sustanciales con las que se logre reducir la dependencia del petróleo, asegurar una reducción sostenida en los niveles de deuda, mantener una inflación base y obtener un crecimiento del PIB de al menos 3% anual".

"Adicionalmente, consideramos que los nuevos ajustes fiscales se pueden presentar en 2019 o 2020 como resultado de la rigidez presupuestal, especialmente marcada por el aumento de las presiones relacionadas con la edad y una base impositiva limitada. El camino descrito en la regla fiscal prevé un déficit presupuestario reducido a 1,4% del PIB hasta 2022, por debajo del 3,1% de 2018".

"Finalmente, proyectamos un desplome del crecimiento del PIB al 3.0 % durante 2018 debido a la caída de la confianza del consumidor durante el cuarto trimestre del mismo año. Sin embargo, a pesar de ello, pronosticamos un escenario más prometedor y creemos que los recortes a los impuestos anunciados en el proyecto de ley respaldarán la inversión. Por lo anterior, esperamos que el crecimiento del PIB se acelere en 2019 a 3.5% anual".

Noticias