En último año, 30.000 toneladas de acero y aluminio de contrabando venezolano han entrado a Colombia 

 

El director de Impuestos y Aduanas Nacionales de la (DIAN), Santiago Rojas, explicó que un total de 30.000 toneladas de acero y aluminio han entrado por contrabando a Colombia a través de la frontera con Venezuela en el último año. 

“Con Venezuela lo que se detecta es es más una práctica de contrabando abierto, obviamente por la frontera que está cerrada en gran medida, lo ingresan por trochas. El estimativo que nos ha presentado a nosotros el sector privado es que podríamos estar hablando de unas 30 mil toneladas de acero y aluminio que están ingresando ilegalmente al país, obviamente con los millones de toneladas de consumo parecería poco, pero cualquier tonelada que entre de contrabando tiene un efecto nefasto a la economía nacional”, explicó el director Rojas. 

Así mismo, la ministra de Comercio, Industria y Turismo, María Lorena Gutierrez, resaltó que es peligroso que los constructores colombianos usen este material ya que al ser una materia prima que no cumple con las normas técnicas puede tener riesgo la construcción y ocasionar tragedias o pérdidas humanas a futuro. 

El director de la DIAN, agregó que la preocupación grande radica especialmente en materia de contrabando de aluminio y acero abierto por trocha y del contrabando técnico que se hace por los puertos. “Hacemos un llamado a seguir un trabajo muy de la mano con la Superintendencia Industria Comercio para controlar el tema de las normas técnicas al acero y al aluminio”

Asimismo, Santiago Rojas resaltó que se han perfilado 45 empresas que han llamado la atención, “las hemos detectado a través de la inteligencia con la Policía fiscal aduanera la DIAN y en coordinación también con el sector privado”. 

Según Rojas, estas empresas tienen dos modalidades de contrabando, unas abierto a través de Venezuela, y en segundo lugar el contrabando técnico en el cual se han detectado muchas prácticas según el director. Quien agregó que cada que se toma una medida de control, el contrabandista busca medias para evadirlo y ahí es cuando se presenta la doble facturación, “una indicando un precio mayor para cumplir con ese estándar mínimo de precios y poder presentar la importación sin pagar el derecho antidumping; y una factura real donde le está cobrando lo que corresponde. Ahí el trabajo es bien complejo pero ya tenemos el nombre de algunas de esas empresas, alrededor de unas cinco empresas en esa práctica específica y lo que se va hacer es un control, por qué si usted tiene una factura que dice que compró 3,60 por tonelada cuando realmente la compró 1,80 al final tiene que haber girado un mayor dinero que el que retiró” puntualizó. 

Finalmente, las autoridades, el Gobierno y el sector privado, señalaron que para combatir esta situación aumentarán sus controles en las zonas de frontera y puertos para verificar la procedencia y calidad de estos materiales.

Noticias