Exministros de Hacienda y exdirectores del DNP piden retirar artículo de Plan de Desarrollo que se lleva presupuesto a MinHacienda

No ha pasado una semana desde que el Presidente Iván Duque radicó en el Congreso de la República el Plan Nacional de Desarrollo 2018-2022 y ya se están levantando voces de protesta al rededor de algunos de sus artículos. 

Varios exdirectores del Departamento Nacional de Planeación y exministros de Hacienda, arremetieron, rechazaron y solicitaron a través de un documento el retiro del artículo número 46, “unificación del presupuesto”, que propone dale el poder absoluto de la ejecución del Presupuesto General de la Nación al Ministerio de Hacienda al mando del ministro Alberto Carrasquilla, y eliminar uno de los pilares básicos del DNP que es la coordinación de la inversión pública y la elaboración del presupuesto respectivo.

“Sería un error histórico debilitar al DNP. De hecho, una de las virtudes de Colombia en el contexto latinoamericano ha sido el mantenimiento de instituciones de planeación fuertes, siguiendo el mandato de la Constitución de 1991”.

Entre los ex funcionarios que emitieron dicho documento están María Mercedes Cuéllar, Juan Carlos Echeverry, Simón Gaviria, Hernando José Gómez, Cecilia López, Luis Fernando Mejía, Armando Montenegro, Santiago Montenegro, José Antonio Ocampo, Esteban Piedrahíta y César Vallejo.

Según los once ex directores del DNP y dos exministros de Hacienda, el papel que ha tenido el DNP, como brazo técnico de la Presidencia de la República, en la priorización y calidad de los proyectos de inversión, es esencial para la apropiada ejecución del Plan de Desarrollo y evaluación de sus resultados.

“Sirve, además, para asegurar la coordinación intersectorial y la asignación interregional de la inversión, tareas que son igualmente esenciales para el Plan y, por lo tanto, actividades complementarias del Departamento”. 

Asimismo, resaltan que esta tarea no ha impedido que el Ministerio de Hacienda y Crédito Público esté a cargo de la presentación del presupuesto al Congreso y el seguimiento financiero de su ejecución, garantizando, por lo tanto, un proceso coherente y una “unificación” que, en cierto sentido, ya existe. 

De otro lado, destacan que la magnitud del presupuesto de inversión siempre es acordada entre el Ministerio y el DNP que después la asigna esta última institución de acuerdo con las prioridades definidas en el Plan o por el CONPES, y en estrecha relación con los Ministerios respectivos. 

“Esta tarea nutre y a su vez emplea en bien del país las capacidades sectoriales sustantivas con que cuenta el DNP y que, por lo demás, no existen en el Ministerio de Hacienda”. 

Incluso, los ex funcionarios resaltan que están convencidos de que la unificación institucional de la elaboración del presupuesto bien podría realizarse en el DNP, por el profundo conocimiento sectorial de sus unidades técnicas especializadas. 

Tal arreglo, según el documento, no es atípico: en países como Brasil y Estados Unidos, una entidad distinta del equivalente al Ministerio de Hacienda tiene el manejo de las cuestiones presupuestales.

“El Ministerio de Hacienda y Crédito Público, el Departamento Nacional de Planeación y el Banco de la República ha sido clave para el buen diseño y ejecución de la política económica colombiana. Cada una aporta elementos complementarios en este propósito, en el contexto de un sistema de pesos y contrapesos que ha generado un equilibrio técnico fundamental para la estabilidad macroeconómica del país”. 

 

 

Noticias