Producción industrial y ventas minoristas chinas superan previsiones

Foto: Pixabay 

China reportó el viernes una producción industrial y unas ventas minoristas que superaron las previsiones, pero un índice clave de inversión cayó a un mínimo histórico, lo que subraya los desafíos que enfrenta Pekín mientras busca apoyar a la economía de cara a una guerra comercial con Estados Unidos.

Según Reuters, los datos, junto con unas lecturas más débiles sobre el comercio y el aumento del crédito reportadas previamente, refuerzan las opiniones de que la segunda economía más grande del mundo se está enfriando, pero que aún no está en riesgo de una fuerte desaceleración.

La producción industrial creció un 6,1 por ciento interanual en agosto, dijo la Oficina Nacional de Estadísticas, un poco más de lo que esperaban los analistas y levemente mejor que en julio.

Pero la producción de bienes clave, incluidos los vehículos motorizados y el equipo de transporte, cayó en la práctica. La manufactura de automóviles apenas creció, mientras que la producción de acero crudo se incrementó en apenas un tercio del ritmo del mes anterior.

Las ventas minoristas subieron un 9 por ciento interanual. Los analistas esperaban una ganancia de un 8,8 por ciento, sin cambios desde julio.

El crecimiento de la inversión en activos fijos se desaceleró a un 5,3 por ciento entre enero y agosto respecto al mismo lapso del año anterior, lastrado nuevamente por un crecimiento ralentizado de la infraestructura. Analistas consultados por Reuters esperaban un incremento de un 5,5 por ciento, en línea con el mínimo previo anunciado el mes pasado.

“Los datos de actividad y gasto de agosto fueron heterogéneos. Sin embargo, en general no hacen cambiar nuestra opinión de que el crecimiento se mantiene en una trayectoria descendente”, dijo Capital Economics en una nota, agregando que su propio indicador sugirió que la producción industrial fue mucho más débil que los datos oficiales.

La inversión en activos fijos del sector privado aumentó un 8,7 por ciento en enero-agosto, en comparación con una subida de un 8,8 por ciento en los primeros siete meses del año. La inversión privada representa aproximadamente el 60 por ciento de la inversión total en China.

El crecimiento del gasto en infraestructura, un poderoso impulsor económico el año pasado, se ralentizó a un 4,2 por ciento en los primeros ocho meses del año, en comparación con un aumento de un 5,7 por ciento en enero-julio.

Noticias